Competencia, entre el plagio y la optimización.

por | Abr 14, 2016 | Competitividad

Me encuentro a menudo muchas entradas en redes sociales que acusan a otros de plagio, o como poco de no mencionar adecuadamente las fuentes de las que han obtenido los recursos.

Me apetece decir que en Marketing está todo escrito y mucho leido, que si no lo has hecho de la fuente original ha sido un remake de alguien que ha tenido a bien resumirlo o traducirlo o simplemente compartirlo.

Plagio de contenidos, reyes del hackeo

geralt / Pixabay

Quiero decir también que, en general, lo que compartes en las redes sociales pasa a ser de dominio público y que por tanto la autoría se pierde, al menos los derechos de reconocimiento, claro que siempre te quedará el disponer de un espacio propio y servirlo desde ahí, pero claro eso suele dar mucha pereza y preferimos disparar en las redes y luego quejarnos de que nos han plagiado un contenido.

Quede dicho por delante de todo que a menudo pensamos con las neuronas de otros, osea, que leemos y leemos y leemos y al final acabamos desarrollando cosas demasiado similares a las que hacen otros. Si además tenemos en cuenta que nos movemos en los mismos círculos y que por tanto acabamos siendo abducidos por las tendencias, ya ni te cuento.

Dicho esto, un autor es un autor. No necesariamente debería ser empresa y por tanto no debemos mezclar conceptos. Cierto que algunos profesionales se consideran «marca personal» y que por tanto como entes individuales pueden ser empresa o no, pero no debemos arrebatarles el mérito de sus creaciones.

Cuando creamos un espacio personal o para nuestra empresa disponemos de múltiples herramientas para hacerlo y cada uno escoge la que le da la gana. Ahora mismo está en boga el uso de wordpress para crear una base de contenido o conocimiento. Y esto está genial (adoro wordpress) el caso es que puede ser gratuito o «auto-hospedado» y eso es lo que puede (o debería) diferenciar a un profesional de un no-profesional.

No concibo como profesionales de tomo y lomo, con cientos o miles de seguidores siguen usando plataformas gratuitas al 100% para vender sus productos a otras personas queriéndoles cobrar por algo que no genera gasto. Pero claro que ese es otro tema.

Es sabido que soy amante incondicional del desarrollo sobre la filosofía GNU (probablemente por eso uso wordpress) y que adoro los contenidos liberados y que se pueden compartir sin incumplir leyes locales o de la lógica. Odio la piratería y desprecio a los que revientan sistemas solo por el hecho de hacer daño. Uso GNU/Linux para trabajar y uso el software libre, de código abierto y si es posible gratuito. Eso solo quiere decir que procuro ser consecuente con mis filosofías y que lo practico todos los días.

Si tienes programas pirateados. ¿Por qué te quejas si te copian los contenidos?

Hasta aquí mi reflexión sobre la duplicidad de contenidos, ya que mi plagio debería referirse simplemente a copiar obras debidamente registradas y señaladas como tal al menos en los sistemas de Creative Commons con alguna de sus atribuciones.

Si hablamos de empresas que se hacen la competencia de alguna manera debemos tener muy claro cómo nos la hacen, si es legal lo que hacen y si es realmente competencia leal o completamente desleal.

Para poder quejarnos y palear con derechos reales deberíamos ser los primeros en realizar un esfuerzo y hacer las cosas bien y a la primera, registrar nuestras empresas en los epígrafes adecuados, mantenernos al día en impuestos y hacerlo todo como manda la ley. Sé que dadas las circunstancias eso es complicado, pero nunca olvidemos para tener derechos debemos ejercer las obligaciones que nos marcan las normas.

Avanzando hacia la diferenciación de nuestra competencia

geralt / Pixabay

Sabemos quien es descaradamente nuestra competencia, pero ¿sabemos realmente quien nos hace daño? los que en silencio van trabajando y que no tienen un altísimo impacto, pero que poco a poco van minando nuestro camino, pero sin aspavientos y sin pisar fuerte.

Podemos hacer un estudio para ver quien realmente es nuestra competencia, detectar los elementos de diferenciación. Incluso prever la reacción que pueden tener ante nuestra presencia o deriva en las estrategias de comunicación, y sobre todo debemos estar preparados para hacer un giro e identificar nuevas posibilidades de negocio.

Estudiamos lo que hacen en todos los entornos y valoramos:

  1. ¿Qué servicios o productos ofrecen?
  2. ¿Qué estrategia de marketing realizan?
  3. ¿Cuál es su forma de atender al cliente?
  4. ¿Qué hace tu competencia en las redes sociales?
  5. ¿Cuáles son sus fortalezas y sus debilidades?
  6. ¿Qué les diferencia frente al resto de empresas del sector?

Por supuesto debemos conocer su «peso» en el mercado y reconocer nuestras propias limitaciones, si ves que te van a comer de un bocado simplemente no les provoques y busca tu nicho de mercado, en el que ellos fallan y haz presión sobre eso. Si puedes procura diferenciar tu imagen corporativa de la de ellos y mejor aun si tu diferenciación es total.

Si tu capacidad es superior procura que tu comunicación sea la adecuada, si te copian contenidos «dales un toque» pero recuerda que el que registre primero registra dos veces.

5 Comentarios

  1. Adriana González Hernández

    Hola Miguel
    Me gustó mucho tu post (bueno como siempre, ya estarás cansado de oírlo) pero es que en este me sentí identificada
    En mis inicios como bloguera (como a muchos) cometí una serie de errores y uno fue que aunque siempre he mencionado la fuente, copiaba y pegaba definiciones completas de Wikipedia o buenas partes del artículo del autor que me haya gustado (repito siempre mencionando nombre, blog y titular Del articulo). Y cuando nuestro amigo penguin o panda o todo el zoológico entero (porque yo de eso no se nada) me penalizó y feo se me explicó que era por el plagio!!!!! Casi me da una vaina cuando escuché esa palabra porque me decía:»yo jamás haría algo así». Y me dijeron es que cuando haces copy-paste, el robot del coño de Google lo toma como duplicado. Y yo joder sin saberlo. Yo a mi favor siempre decía «pero yo pusé de quién era» pero igualita fui a la olla y penalizada quedé.
    Por eso me reí (porque ya me río) con tu artículo, pero bueno ya se está resolviendo el entuerto que hice.
    Jajajaja era contar una anécdota y terminé escribiendo una novela
    Gracias me gustó mucho
    Nana

    Responder
    • Miguel Pujante

      Buenos dias Nana, gracias por tu comentario (que puedes extender tanto como quieras 😛 (ya sabes cosas de SEO))

      El tema penalizaciones por duplicidad de contenidos es un problema y no lo solucionamos con un registro en las entidades pertinentes :O eso solo se puede solucionar con un #nofollow (quien tu ya sabes lo solucionará)

      El caso es que hay quien se queja de plagio cuando no tiene las cosas como debe y ese si es un verdadero problema para ambos.

      Saluditosssssssssss

      Responder
  2. EGA

    Hola Miguel,
    El asunto del post es serio y bastante, nuchos ni se detienen a pensar por un momento la importancia que tiene en nuestras vidas los llamados derechos intelectuales, copyrights o como le quieran llamar. Como en todo lo que es humano, siempre hay detras un trasfondo monetario-economico, sin contar con la mediocridad. Es justo reconocer a cada quien por su aporte, pero igual es hermoso poder utilizar sin limitaciones lo que otros han hecho, pues en definitiva, la historia, esperiencias y avances de la humanidad estan basadas en los fracasos y exitos de otros que los antecedieron. Una parte muy interesante de lo que dices, es la manera en que muchos repiten lo que otros dicen, aunque sean chorradas.
    Saludis EGA

    Responder
    • Miguel Pujante

      Buenos días Eduardo.

      Lo cierto es que si hacemos las cosas bien nunca tendremos desengaños. Soy seguidor de la filosofía GNU y supongo que con eso lo digo todo.

      Y si se registran las creaciones en creative commons los costes no son desorbitados y siempre tendremos una prueba de autoria

      Responder
      • EGA

        Hola Miguel, personalmente liquidara todos los copyrights, los considero todos en su forma actual un estorbo o freno a la innovacion. De los tipos de reconocimientos que funcionan es tambien mi preferido el Creative Commons. Saludos EGA

        Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: