Contáctenos

Contacto rápido

Políticas de Privacidad*

Estamos en una sociedad que si preguntas a un niño ¿qué quieres ser de mayor? es probable que te diga que quiere ser “youtuber” y si no es tan pequeño te dirá que quiere ser “instagramer” o ir de “influencer” por el mundo.

Claro, es natural. Los niños y jóvenes se pasan el día pegados a sus smartphone viendo a sus ídolos haciendo esas cosas tan chulas con sus juegos, o sus ropas o sus viajes. Por supuesto todos queremos esa vida de aparente despreocupación, yo mismo a mi edad también lo quiero para mi y los míos.

Lo que pasa es que no es oro todo lo que reluce, obviamente todavía quedan algunos que viven gracias a sus videos o publicaciones en diferentes redes sociales, solo que la competencia crece por días y las redes sociales buscan interacción real para dar visibilidad a esos perfiles.

En el caso de los “influencer” más genéricos las marcas necesitan que inversión que se haga sea rentable, por lo que no les sirve de nada patrocinar a un personaje que en realidad les proporciona poco retorno real. Buscan influencers profesionales que les sirvan de algo y que por tanto se tomen muy en serio.

Entonces, una vez tienes muchos seguidores (no importa como los consigas) si te contrata una marca y la promocionas ya eres un influencer profesional. El problema es que las marcas se lo miran mucho eso de patrocinar a los que van de influencer y es complicado que si has llegado hace poco o no tienes los contactos adecuados te den tu primer contrato.

Llegados a este punto la picaresca aparece, como no tenemos paciencia para trabajar y esperar los resultados, hacemos ver que nos han contratado y promocionamos una marca o producto como si no hubiera un mañana y dentro de unos días en tu curriculum ya puedes poner que eres un profesional de ésto.

Claro que con estas prácticas están quemando el mercado y el ser un verdadero influencer ya no se mira por el número de seguidores, si no por las interacciones que consigues y debes sumarle los comentarios, por lo que no te puedes relajar poniendo una foto chula… debes generar conversación.

Imagen destacada en Shutterstock Por Olesya Kuznetsova

Abrir chat
¿Necesitas ayuda ahora mismo?

¡Escríbenos por WhatsApp!
A %d blogueros les gusta esto: