Discriminación o segmentación dos palabras, un concepto.

por | Jul 3, 2017 | Comunicación, Marketing, Opinión

Cuando hablamos de marketing de resultados podemos caer en el error de llamar segmentación de mercado cuando nos referimos realmente a discriminación. No todo tiene que ser discriminación negativa, la discriminación positiva también es segmentación y en cualquier caso podemos aprovechar sacarle valor a esta palabra que suena tan fea.

Os dejo la definición de discriminación en Wikipedia:

La discriminación (del latín discriminatĭo, -ōnis)1 es toda aquella acción u omisión realizada por personas, grupos o instituciones, que produce y reproduce desigualdades en el acceso a recursos y oportunidades (como la salud, la alimentación, la educación o el empleo) en favor o en contra de un grupo social y sus miembros, con base en la pertenencia a una determinada categoría social en lugar de las cualidades o méritos individuales. Para la psicología social la discriminación es entendida como la dimensión conductual de un prejuicio; es decir, el trato diferencial del que es objeto un individuo, como manifestación de actitudes despectivas e injustificadas hacia los grupos y estereotipos que a éste se le puedan atribuir.

En filosofía moral se ha definido la discriminación como un trato o consideración »desventajosa. Esta definición es comparativa. Una persona no tiene que ser dañada para ser discriminada.

Simplemente tiene que ser tratada peor que otros por razones arbitrarias.

Ya que estamos puestos os dejo también la definición de segmentación:

La segmentación de mercado divide un mercado en segmentos mas pequeños de compradores que tienen diferentes necesidades, características y comportamientos que requieren estrategias o mezclas de marketing diferenciadas.

Como su propio nombre indica, de dividir o segmentar un mercado en grupos uniformes más pequeños, la segmentación de muchos sociales mercados se puede dividir de acuerdo a sus características o variables que puedan influir en su comportamiento de compra.

Estos segmentos son grupos homogéneos (por ejemplo, las personas en un segmento son similares en sus actitudes sobre ciertas variables). Debido a esta similitud dentro de cada grupo, es probable que respondan de modo similar a determinadas estrategias de marketing. Es decir, probablemente tendrán las mismas reacciones acerca del marketing mix de un determinado producto, vendido a un determinado precio, distribuido en un modo determinado y promocionado de una forma dada.

La segmentación sirve para determinar los rasgos básicos y generales que tendrá el consumidor del producto, teniendo en cuenta que el mismo no va dirigido para todo público, sino para el público objetivo identificado como Consumer Portrait.

Ahora que ya sabemos lo que significa nuestras palabras de hoy estoy convencido de que no encontrarás muchas diferencias, más allá de las connotaciones negativas de una y de las aceptables de otra. Así que si eres un pequeño comerciante debes aprender a expresarte con propiedad, ya que solo la diferencia entre sociedad y empresa es la que realmente la diferencia. Una es fea y la otra es aceptable.

Puede ser que llegado a este punto sientas que te estoy embarullando y que no necesitabas conocer las similitudes de ambas, pero quiero decir que solo comprendiendo las palabras «negativas» vamos a poder segmentar en nuestra memoria las positivas.

Cuando hablamos de segmentar acostumbramos a pensar en cosas como las que escribimos en este blog hace unos meses… Pero solo comprenderemos de verdad el concepto en marketing si sabemos lo que no queremos hacer o a quien no queremos llegar.

Si nos centramos en política de precios podemos segmentar o discriminar de muchas maneras, aunque sigamos la filosofía de aplicar un margen concreto o fijo veremos que en cualquier caso estamos segmentando. Un precio de 1 euro puede ser asequible a todo el mundo, pero observaremos que personas con una alta capacidad de conocimiento no se van a fiar de un precio tan bajo, mientras que si lo marcamos en 10.000 € veremos que somos inaccesibles a una gran parte de la sociedad.

La segmentación por precio acostumbra a ser el mejor «discriminador» dado que (al menos en España) por lo general veremos que las empresas y entidades comercializadoras prefieren el volumen a la segmentación, y si nos orientamos a políticas de volúmen por precio bajo veremos que nuestro público aumenta considerablemente aunque pierde en «calidad», o lo que significa pierde en capacidad de gasto y por tanto no podremos añadirle suplementos o complementos del servicio.

Referencias externas.
https://es.wikipedia.org/wiki/Discriminaci%C3%B3n
https://es.wikipedia.org/wiki/Segmentaci%C3%B3n_de_mercado

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.