Contáctenos

Contacto rápido

Políticas de Privacidad*

El precio de las cosas… incluso las gratis

por | Jul 9, 2015 | Competitividad, Opinión

Hoy leía una entrada del Pedro Rojas (@seniorManager)  en su blog… y reflexionando creo que algunas cosas pasan de castaño oscuro.

Me quedo con una de sus reflexiones y me sumo a ellas.

Ya se ha agotado mi paciencia al ver que otras personas le restan valor a estos conocimientos que he adquirido con tanto esfuerzo durante los últimos años, sea por no tener en cuenta lo que me ha costado adquirirlos, por ignorancia o por simple cara dura.

Actualmente me he ganado a pulso una muy merecida reputación de intolerante, inaccesible e incluso de “pasota”.

¿Que no me importan tus necesidades? ¡FALSO! me interesan tus cosas en la medida que a ti las mias.

¿Que no quiero ayudar? ¡FALSO! Ayudo a docenas de personas y entidades, incluso a los que se podría llamar “mi competencia” solo que exijo que ell@s se interesen por ayudarme en la misma medida o al menos con el mismo interés.

¿Que no comparto mis conocimientos? ¡FALSO! realmente los comparto con todos aquellos que están dispuestos a escuchar desde el marco del respeto a los cientos de horas de formación y al buscarme la vida para solucionar los problemas o necesidades que venían surgiendo.

¿Que no invierto mi tiempo en la comunidad? ¡FALSO! Contesto a cientos de cuestiones en seminarios y talleres o cursos, en los que se me llama para poder aprender, pero siempre desde el interés mutuo, si no puedes mejorar mi status quo al menos paga para que lo mantenga yo mismo. También cedo mis horas o conocimientos en consultas de asesoría por las que me pagan de alguna manera para hacerlo.

El precio de las cosas... incluso las gratisAlguno podrá decirme que fui ayudado en mis inicios, cuando yo no tenía nada que aportar, solo que cuando yo no tenía nada que aportar nadie tenía el conocimiento, todos invertíamos cientos de horas a la semana a formarnos y no existían maestros, las tecnologías no tenían expertos (de esos que ahora abundan como las setas) y apenas podíamos comprender desde el lado del marketing convencional las evoluciones que provenían de estos nuevos sistemas de comunicación.

Muchos nos hemos volcado hacia una comunidad desagradecida, hemos parido proyectos que en mayor o menor medida han despegado y que pese a la situación económica se han mantenido, no sin esfuerzo… pero se han mantenido. Y ahora que despegan a la velocidad de la luz se olvidan de los que estuvimos picando piedra al principio.

Pero no me quejo, lo que he hecho hecho está y tampoco me arrepiento de nada del esfuerzo invertido ya que a parte de todo ha generado mucha riqueza en mi conocimiento.

Lo que realmente me molesta es que aquellos que el 2009 decían que perdíamos el tiempo en las redes sociales, que aprender de un negocio de este tipo era una bobada, aquellos que nunca han valorado su propia imagen en 2.o ahora nos buscan para poder agarrarse al barco del despegue…

Miquel que somos amigos coño!

Pues no, no somos amigos, nunca colaboraste en mi crecimiento, o en el crecimiento de mi persona, nunca facilitaste mi vida de ninguna manera… nunca hiciste nada por mi y los mios… cosa que al revés si que pasó.

 Ahora se me exige (que no pide) que colabore por la “feis” con proyectos sustentados en la nada… en solo la caradura que tienen algunos y que como por snobs no han escuchado las recomendaciones ahora se encuentran sin recursos. Y por tanto debo hacerme cargo de cuentas que no van a proporcionarme ningún tipo de sustento… Ni intelectual ni financiero.

Ahora todo el mundo está dispuesto a que “cobre” en función de las ventas. Que me sustente del aire pestilente que emanan marcas, empresas o productos quemados por malas praxis.

Pues no señores, si necesitan de mis conocimientos mejor pasen por el formulario de contacto y dejen una solicitud de asesoría, que muy gustosamente responderemos tras aceptación del presupuesto. O símplemente hagan una llamada al número que aparece por todas partes y serán atendidos con la mejor de las intenciones (por supuesto informaremos de los costes y métodos de pago por las asesorías).

Algunos dirán que que feo es escribir una entrada como ésta en un blog corporativo, el caso es que es mucho más deplorable y reprochable ir mendigando ayuda por la cara y sin ningún tipo de recompensa, ya que el conocimiento se consigue haciendo cosas y no esperando que te las hagan.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Abrir chat
¿Necesitas ayuda ahora mismo?

¡Escríbenos por WhatsApp!