El vídeo como herramienta de comunicación comercial. O no…

por | Feb 16, 2016 | Comunicación

Todo este año pasado hemos oído miles de veces que si el vídeo es el futuro, que si el vídeo es la solución a los problemas, que si haciendo vídeos vamos a conseguir que nuestros clientes y seguidores sean los más fieles del mundo mundial. (y parte del extranjero)

Claro, que esto lo decimos las empresas que vendemos producciones en vídeo, pero esas producciones tienen un coste técnico elevado y por ende un coste económico importante.

Son necesarios muchos equipamientos técnicos…

  1. Creativos, guionistas, comunicadores con visión.
  2. cámaras, iluminación, escenarios, sonido…
  3. Post producción, edición, montaje.
  4. Alguien que pague las facturas de todo esto.

Por supuesto hablo de una producción con un mínimo de gusto, con equipamientos profesionales y con resultados medibles (que no satisfactorios)

Por supuesto que hay otras maneras de hacer las cosas, con iphone y una bombilla podemos hacer vídeos chulos, si le añadimos un micrófono incluso podríamos llegar a sonar bien. Y la parte creativa? y el mensaje?

Claro que la parte de creación del mensaje nos la podemos ahorrar, como conocemos nuestro producto podemos hacérnoslo nosotros mismos, no necesito a un guionista que me diga lo que tengo que decir, y total para lo que me van a decir… ¿Qué sabrán ellos?

Bien mirado llamo a mi cuñado que tiene un Iphone y me voy a los «chinos» y con un palo de selfie ya tengo el trípode, para la iluminación con desmontar la lámpara del comedor (esa que tiene dimmer) y así puedo hacer ajustes de intensidad y como le puse una halógena blanca ya me dará buena luz… total es para refuerzo.

Para el sonido me compro un auricular con micrófono por bluetooth de esos de los ejecutivos que vi en el Fnac por menos de 20 euros y como grabaré en el comedor de casa pues no tendrá ruidos de ambiente.

Para el escenario no hay problema, con ordenar la estantería de libros de al lado de la tele (pongo libros por que así parezco cultivado) y como estará lejos no se verá que es la enciclopedia esa que me compré por fascículos que se quedó obsoleta antes de comprar el número uno.

Para la edición me descargo el Camtasia pirata que dicen que es muy chulo y va muy bien.

Total con esto y un ratito tengo un vídeo bien chulo para enseñar mis cosas.

Claaaaaaaaaaaaro así de fácil pero mira que me complico la vida.

Yo pensaba que había que pensar en el cliente objetivo, ofrecerle la información que necesita para que sienta que nuestro producto es el que necesita para que con su adquisición obtuviera la sensación que no solo cubría una necesidad, si no que la experiencia de disfrutar de esta mercadería sería mucho más completa que el producto en sí.

También pensaba que si somos capaces de hacer comunicación de calidad, no solo en vídeo, el cliente final tendría la sensación de que cuidamos el producto tanto como a él, y que por tanto valoraría no solo el producto, si no todo el esfuerzo que hacemos para que siente que adquiere cosas necesarias y de calidad.

Claro que no todo el mundo puede pagarse una producción de calidad, de la misma manera que no todo el mundo puede tener un Mercedes SLK y tiene que conformarse con un … (rellene según convenga)

Por supuesto que se pueden hacer vídeos de calidad con pocos recursos, de hecho si nuestra información es super relevante a los usuarios no les va a importar si el sonido no es el mejor del mundo. No podemos olvidarnos de esos VLOGGERS que se ganan la vida con miles de reproducciones en Youtube y solo tienen una webcam y un portátil.

Lo que les diferencia a esos vloggers de un comunicador comercial es justamente eso, ellos venden su cara y tienen idea de lo que quieren y de lo que necesita su público y sirven de manera gratuita sus contenidos, de manera que nadie paga por verlos y eso es lo que se va a llevar, mientras que el comunicador comercial está orientado a la venta de productos concretos y bien catalogados… esa es una de las diferencias.

Otra de las diferencias puede ser que mientras esos vloggers creen ciegamente en lo que hacen y/o dicen, las críticas, las opiniones en primera persona como usuarios de las cosas e incluso las discusiones entre ellos… Nosotros nos vemos como vendedores puros, con lo que debemos traspasar la pantalla y llegar a la piel del consumidor.

Me temo que tendría tema para horas, las cosas bien hechas tienen un coste y no todo el mundo es capaz de construir un cohete interestelar, como de la misma manera que yo mismo probablemente (casi seguro) no sería capaz de pilotar un caza de combate (bueno tal vez pilotarlo y estrellarlo si)

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.