Fracaso empresarial, errores que convertimos en enseñanzas.

por | May 8, 2017 | Empresa, Opinión, Verdades y mentiras

Fracaso empresarial ¿Lo vas a soportar?

Lo que voy a escribir en esta entrada puede ser que no te guste, es posible que sientas que no necesitas saberlo, incluso puedes pensar que en absoluto es realista. Solo te queda una solución, simplemente cierra la pestaña de tu navegador y sigue viviendo con las cosas que te cuentan los que si quieres oír

Cuando empiezas en esto de emprender un negocio, sobre todo en los que se centran en Internet, te encuentras en las redes y en los foros de emprendedores incluso en los cursos que te ofrece tu ayuntamiento a personas que dicen ser exitosas (no lo dudo) y que nos recomiendan que no perdamos el ánimo si fracasamos en nuestro empeño de emprender o montar un negocio. Que eso es una oportunidad de aprender del error y triunfar en la próxima ocasión.

Obviamente si eso nos lo dice un señor o señora que viste traje de mil euros y le espera coche con chófer eso puede parecer hasta posible, te lo crees menos cuando te dejas llevar por tu discriminación por la apariencia y éso te lo dice un chavalote/a con rastas y pantalón grunge.

Los que medimos nuestra edad en decenas sabemos que el paso por nuestra vida ha sido arduo, hemos pasado crisis económicas, sociales e incluso personales y todo ese barullo de experiencias nos hace pensar en conjunto y sacar las valoraciones positivas dándole más valor que a las negativas.

Pero de ahí a decir que el fracaso es bueno va un largo trecho. Personalmente nunca he empezado algo pensando que voy a fracasar, cierto que tienes en cuenta un plan «B» para minimizar contingencias, pero nunca pensando lo que me llevaré si fracaso, no soy un perdedor (aunque haya perdido) tampoco me considero un ganador de boca llena (sería mentira) y si bien es cierto que he aprendido a aprovechar los conocimientos que me han dado los fallos, no me resigno a aceptarlos como parte del camino.

Probablemente esta reflexión viene por haber «movido» mis sensaciones al estar lanzando un nuevo proyecto, pero lo que os prometo es que no pienso aceptar una derrota si es que llega en algún momento. Tampoco voy a hacer RCP (rehabilitación cardio pulmonar) a un cuerpo completamente inerte a menos que sea de una persona, pero aceptar la derrota jamás.

Así que imaginad lo que siento cuando ando por redes sociales y me encuentro con perfiles de personas que proclaman a los cuatro vientos que han fracasado y se han recuperado, porque como muesca en culata todas las derrotas dejan una marca muy profunda en nuestro ánimo y eso no puede traer nada bueno, ya que puede hacer que estemos prestando atención a cosas que realmente no importan en el momento de emprender y obviemos las que verdaderamente necesitan atención.

Dicho esto.. Si has fracasado recientemente no te dejes apabullar por las sensaciones y los miedos. Por el momento no te lances a una nueva idea por muy bien que hayas tomado tus notas. Necesitas un tiempo para recomponer tu espíritu y tus ánimos y por mucho que pienses que necesitas.

Prepara tu siguiente paso, pero sobre todo debes tomar nota de los fallos del primer intento. Anótalos en un papel y pégalo en donde puedas verlos todos los días, de manera que permanezca en tu memoria y eso te impida tropezar de nuevo con la misma piedra.

Os dejo un post de Pedo A. Muro en el que viene a decir algo parecido

Y si quieres saber cómo me siento solo tienes que seguirme en las últimas cosas que he hecho.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.