Esta mañana leía un blog jurídico que me parece muy interesante, entre otras cosas, porque aporta la visión de un fiscal, D. Antonio Frago Armada: “En ocasiones veo reos”

Accedí al artículo a través de su cuenta en  Face Book y pensaba comentarlo allí, hasta que me di cuenta de que iba a ser excesivamente largo.

El artículo en cuestión lleva por título “La imposición de costas a la acusación particular”y si bien habría mucho que decir respecto a “temeridad y mala fe procesal”, así como sobre las propias costas, me ha parecido mucho más importante e interesante desde la perspectiva de Iuris Marketing, su reflexión final:

“Esto nos lleva a otra problemática bien distinta: ¿Se abre juicio oral así como así en este país? La Audiencia considera que hay hasta falsa denuncia; ¿Cómo no se detectó esto en instrucción? No se puede decir que, precisamente, la prueba haya sido muy compleja.”

Esa misma pregunta surge en más de una ocasión y no solo en la Jurisdicción Penal: Pruebas sencillas ( e incluso fundamentos jurídicos) que se obvian, se pasan por alto o se ignoran. Casos insostenibles en la forma, en el fondo o en ambos que terminan por sentencia.

Hay quienes opinan que hacer otra cosa supondría limitar el derecho de acceso a la Justicia;

El art. 24.1 CE, al consagrar derecho a la tutela judicial efectiva dice que, “Todas las personas tienen derecho a obtener la tutela efectiva de los jueces y tribunales en el ejercicio de sus derechos e intereses legítimos, sin que, en ningún caso, pueda producirse indefensión”.

No es fácil justificar un “interés legítimo” en casos como este; Ni la inexistencia de “indefensión” para la contraparte, que se ve abocada a una serie de procedimientos con grandes costes en términos de tiempo, emocionales y por supuesto, monetarios. En los que, además, interviene un número variable de personas según los ámbitos.justicia_iuris_marketing

Y no todas ellas son abogados: Jueces, fiscales, procuradores, administrativos, secretarios…Cada uno con su cuota de participación y responsabilidad en el resultado, no lo olvidemos.

Pretender justificar el inicio de procedimientos jurídicos a cualquier precio, a costa de lo que sea, con el argumento del libre acceso a la justicia, conlleva sus consecuencias: Que el tiempo dedicado a cuestiones sin fundamento quite tiempo a las que sí lo tienen; derrochar recursos; saturar los juzgados; mayor lentitud e inseguridad;

Y en definitiva: Que se resienta la calidad jurídica y se acaben lesionando intereses y derechos que sí son legítimos. A fin de cuentas el acceso (casi) ilimitado a la justicia de pretensiones infundadas puede tener un efecto perverso: Primera sentencia favorable a quien principie así y que la contraparte no continúe, defraudada con el resultado o por no estar dispuesta a asumir más costes (Insisto: En términos de tiempo y emocionales tanto o más que monetarios).

Si, efectivamente, existen tantos datos objetivos que pasan desapercibidos a tanta gente como en el caso examinado (que no es único), produciendo consecuencias de índole no estrictamente jurídica, sino también económica y social, parece evidente que es necesario encontrar una solución. Y no una cualquiera, sino aquella capaz de satisfacer a todas las partes intervinientes y afectadas directa o indirectamente.

¿Podría ser el acreditar la pretensión una solución posible?

Desde aquí os invitamos a participar en un debate multidisciplinar. A todos, ciudadanos incluidos.

The following two tabs change content below.

Patricia Martín

Abogada Iuris Marketing

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
¿Necesitas ayuda ahora mismo?

¡Escríbenos por WhatsApp!
Powered by
A %d blogueros les gusta esto: