(+34) 692 481 827 info@desmarcateya.es

Esa sensación de seguridad que nos produce utilizar nuestros smartphone u ordenadores y tabletas… Ya nadie recuerda que en los años 90 del siglo pasado y primeros de éste el mundo parecía controlado por los hackers (sobre todo los chungos) Todos pensábamos que nos espiaban y no dábamos datos personales por teléfono ¿Quien está escuchando?

Incluso al principio del uso del correo electrónico queríamos implantar sistemas criptográficos en nuestros ordenadores para que nadie escuchara, la sensación de falta de seguridad era enorme.

Pero con la llegada de las redes sociales, la expansión de contenidos pirateados accesibles a cualquier persona, y aquella idea de que si lo hace mi vecino (o cuñado) ¿por qué no lo voy a hacer yo?

Además poco a poco se van extendiendo las conexiones por WI-FI gratuitas, empresas, comercios e incluso ayuntamientos crean redes libres para fidelizar a clientes o visitantes y parece que todo el mundo gira en torno a una conexión a Internet.

Y si bien cierto que el mundo depende de la conectividad para funcionar no solo de conexión gratis debemos confiar. Una cosa es que consultes el horario de trenes o autobuses, o que incluso compruebes la última oferta de McDonald y otra cosa es que accedas a tu banco con tus credenciales de seguridad y que gestiones tus finanzas (ojo que me refiero a usar una conexión abierta y gratuita de las que encontramos por las ciudades)

Aqui y en este momento quiero hacer una llamada al menos común de los sentidos.

SENTIDO COMÚN

Debemos tener en cuenta que en la actual el phishing es uno de los “ataques” más rentables para hachers “black hat” o chungos. Teniendo en cuenta que:

Phishing o suplantación de identidad es un término informático que denomina un modelo de abuso informático y que se comete mediante el uso de un tipo de ingeniería social, caracterizado por intentar adquirir información confidencial de forma fraudulenta (como puede ser una contraseña, información detallada sobre tarjetas de crédito u otra información bancaria). El cibercriminal, conocido como phisher, se hace pasar por una persona o empresa de confianza en una aparente comunicación oficial electrónica, por lo común un correo electrónico, o algún sistema de mensajería instantánea o incluso utilizando también llamadas telefónicas.

Tenemos que partir de la base que ningún sistema, ordenador, sistema operativo o app es completamente infalible, como dicen algunos conocidos la seguridad de un programa o app es sólida hasta que se encuentra el fallo y sobre todo es rentable en el momento en el que el programador o propietario de la app ignora los avisos y no corrige las vulnerabilidades.

En algunas entradas en nuestro blog hemos hecho incapié en la seguridad, por ejemplo:

Entiendo que puedo ser un poco pesado con lo del sentido común, pero si pensamos en seguridad me temo que nunca es suficiente.

Tampoco pretendo que todo el mundo tengamos miedo a conectarnos (ni mucho menos) solo que seamos razonablemente cuidadosos a la hora de escoger donde nos conectamos y qué aplicaciones vamos a usar.

Una cosa que no quiero dejar de decir es que el software pirata puede ser inofensivo, ya que hay muchas personas que no esperan conseguir remuneración directamente de la piratería, pero como no conocemos a esos “piratas” lo corriente será desconfiar y seguir las reglas de seguridad.

Si miramos bien lo que pasa con los virus informáticos, veremos que a parte de poder descargar las fotografías comprometedoras si interceptan nuestras comunicaciones pueden suplantarnos en las redes sociales, o lo que es peor, acceder a nuestros datos personales. Pueden acceder a nuestras cuentas y hacer gestiones como si fuéramos nosotros mismos. Tengamos en cuenta que si ésto pasa raramente podremos reclamar a nuestra entidad bancaria, ya que el usurpador dispone de nuestros datos personales.

Por supuesto gracias a nuestros datos personales pueden acceder a nuestras redes sociales (por ejemplo) y tratar de encontrar a personas que confíen en nosotros y les “regalen” sus propios datos, por supuesto es complicado que yo de mis contraseñas de acceso al banco a nadie, ni siquiera un amigo, pero es relativamente sencillo que me instale un complemento o un programa que alimente esa necesidad imperiosa de curiosear en el mundo.

Supongo que ahora puedes llegar a comprender el por qué de llamarles virus, ya que se contagian de unos a otros como si de un resfriado habláramos, solo que una gripe común la resolvemos con dos días de cama y unos calditos, mientras que un virus informático es realmente complicado “curarlo”.

Dicho esto, algún día os explico el por qué uso GNU/Linux y qué ventajas tiene en lo que se refiere a la seguridad.

 

 

 

The following two tabs change content below.
Sherpa, instigador y agitador en social media; desarrollo web sobre wordpress y posicionamiento orgánico. CEO #desmarcateya, sordo de un pie.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Support
email marketing suscripcion desmarcateya

¿Quieres suscribirte?

No nos gusta el SPAM, prometemos no abusar.

Suscríbete y podrás estar al día de todo lo que pasa en nuestro mundo, semanalmente recibirás en tu email nuestras publicaciones.




Con el soporte de Mailrelay cumpliendo escrupulosamente la LOPD y las normativas europeas al respecto de la protección de datos personales.

¡Muchas gracias! Te has suscrito.

A %d blogueros les gusta esto: