En esta web no acostumbramos a hablar de producción por sí misma, pero dada nuestra experiencia en los últimos días sentimos que debemos expresarnos en esta dirección. Sobre todo en lo que se refiere al Producto Mínimo Viable – PMV ya que aunque nuestra especialidad se dice que es el marketing me temo que el cubrir las necesidades del cliente es lo que nos confiere esa opinión necesaria antes de planificar una unidad de venta.

Por un lado se puede llegar a confundir un prototipo y un Producto Mínimo Viable – PMV para nosotros son cosas muy distintas y que procuraré explicar para que se comprenda.

Por un lado un prototipo nos sirve para conocer la posibilidad de construcción del producto, no se trata de saber cómo hay que construirlo o cómo hacerlo para que sea comercialmente viable, simplemente consiste en tener la certeza de su construcción y de paso podemos mostrarlo a nuestros clientes potenciales.

En la actualidad disponemos de herramientas para comprobar el funcionamiento incluso sin llegar a construir el primer prototipo; software de rendimiento de ingeniería, impresoras 3D que pueden construir en tamaño real el aspecto incluso a través de ingeniería de capitalización podemos averiguar si realmente será aceptado en el mercado.

Obviamente todo producto debe pasar por un estado de prototipado para conocer las dificultades de producción e incluso de packaging o distribución.

Por otro lado el Producto Mínimo Viable no solo debe observar la conveniencia en packaging o la cantidad mínima a construir. Deberemos tener en cuenta la necesidad del cliente y la conveniencia para provocar repetición. Por supuesto si tenemos capacidad de exclusividad del producto podemos caer en la tentación de mirar solo lo que nos conviene e nivel de producción o distribución, pero en el momento que tengamos competencia veremos que probablemente nos hayamos equivocado.

Personalmente me viene a la mente el empaquetado de medicinas. El sistema Español en concreto, como poco me parece de obsoleto a «opresor» solo que como tienen capacidad de exclusividad siguen así mientras las normativas sigan siendo laxas en esta dirección. Prefiero el sistema americano en el que el médico encargado de recomendar un medicamento calcula la cantidad de dosis que debe tomarse el paciente y el farmacéutico se limita a envasar y etiquetar las cantidades necesarias.

Por ejemplo si comprobamos la dosificación de antibióticos, los cuales solo pueden ser suministrados por prescripción facultativa (al menos en España), sabremos que hay médicos que (en función de la patología) nos recetan tomarlos en intervalos a medida, 3, 5, 8 días mientras que encontramos un empaquetado de 9 días. Si tenemos en cuenta que pagamos por esos 9 días veremos que por un lado tiende a que se conserven los medicamentos y posiblemente usados de manera inadecuada, y en el caso de que los desechemos veremos que se desperdicia una buena cantidad.

Si volvemos al Producto Mínimo Viable es posible que la construcción de los blisters nos aconseje los 9 días, pero teniendo en cuenta los costes de producción y distribución a lo mejor saldría más a cuenta hacer cajas de 200 unidades sirviendo un envase standard etiquetable y que el farmacéutico nos rellene esos envases con la dosificación que precisamos. Un poco como se hacía en las antiguas boticas, pero con la modernización de la optimización de productos y recursos.

Imaginemos otro producto, como por ejemplo el automovilístico con su «just in time» (Método Toyota) y que estoy completamente convencido que en algún proceso de fabricación de algunos componentes de tamaño pequeño, y que por recomendación de un sistema de poder, hace que cuando adquiramos un coche en el maletero nos encontremos con que tenemos 10 bombillas o 7 limpiaparabrisas… Total lo que no uses lo vas a tirar y si eres muy responsable con el medio ambiente y siguiendo las indicaciones del fabricante lo mandaremos a un punto verde de reciclaje y así contaminamos menos.

Es por estas cosas por las que en desmárcate ¡YA! acostumbramos a hacer estudios completos para ayudar a determinar el producto mínimo viable. Se trata de dar al cliente lo que necesita y que sienta que estamos para mejorar la experiencia de usuario de manera que permanezcamos en su memoria como empresa de servicios mucho más allá de vender un producto concreto.

Por supuesto tenemos en cuenta las necesidades de producción y distribución, ya que acostumbra a influir en los costes de producción y por tanto de venta. No queremos que el cliente pague más y por eso se deben tener muy en cuenta todos los datos.

A lo mejor te suena… gestión de datos (Big Data)

Imagen obtenida en ShutterStock

Post de referencia Muji Sistema productivo eficiente.

The following two tabs change content below.
Sherpa, instigador y agitador en social media; desarrollo web sobre WordPress y posicionamiento orgánico. CEO #desmarcateya, SysOp en RRSS. Sordo de un pie. Si quieres saber de mi solo tienes que llamarme.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat
¿Necesitas ayuda ahora mismo?

¡Escríbenos por WhatsApp!
Powered by
A %d blogueros les gusta esto: