Pocas cosas transmiten tanta paz como un bebé durmiendo. Y pocas resultan más desasosegantes, sobre todo para padres...