Trazabilidad, la reputación de los productos.

por | Ene 17, 2017 | Comunicación, Empresa, Marketing, Reputación

Normalmente cuando hablamos de reputación presuponemos que se trata de la de las personas, pero dado que que el usuario o cliente potencial lo que necesita son productos o servicios tal vez debamos hablar de la de ellos y como en todo, el movimiento lo demostraremos andando, por lo que la reputación de un producto la demostraremos con una ficha de trazabilidad.

Empecemos con la idea filosófica de la adquisición de los productos que se está implantando en el consumidor.

Los productos que se consumen en el comercio de proximidad es mejor y si es de producción española todavía mejor y si son respetuosos con el medio ambiente y con las condiciones de los trabajadores que lo cosechan, manipulan y transportan…

¡ES LA LECHE DE BUENO!

Vale hasta aqui estamos de acuerdo (al menos en parte) pero

¿Cómo sabemos que una lechuga que nos comemos es de producción nacional?

En teoría y si usamos nuestra memoria veremos que no hace muchos años, nuestras madres o abuelas se acercaban al mercado de abastos (mercados municipales en Catalunya) y si eran frutas y verduras nuestro vendedor o era agricultor o lo traía directamente del productor, y si nos decía que eran de aquí es que lo eran.

Carniceros que eran matarifes o que directamente traían sus carnes de los mataderos autorizados y que nos garantizaban su procedencia, pescaderos que nos mostraban las etiquetas de las cajas después de haberlas traído del mayorista y que garantizaba de nuevo su procedencia.

Trazabilidad, la reputación de los productos. Calafell TarragonaPero claro, en la actualidad encontramos, por ejemplo, cítricos que vienen marcados como murcianos o valencianos y de hecho han sido envasados ahí, pero han llegado en un barco a saber de donde. (bueno si que lo se pero no creo que sea el momento ni el sitio de decirlo)

Entonces ¿Como puede saber el consumidor quien y en cuales condiciones ha sido producido un producto?

Actualmente hay algunas comunidades que gestionan el etiquetado de los productos y que obligan bastante, pero al fin y al cabo sólo nos queda confiar en la palabra de nuestro vendedor o comerciante y creer en las etiquetas que nos colocan en los centros comerciales.

Como comerciantes es evidente que tenemos cierta credibilidad a la hora de presentar nuestros productos, solo que podemos reforzarla si somos transparentes con lo que ponemos en nuestros escaparates. No olvidemos que hay empresas españolas que manufacturan sus productos en países denominados del tercer mundo para bajar sus costes productivos y que seguimos comprándoles. Ético o no lo seguimos haciendo y no olvidemos no es menos ético el que lo produce que el que lo adquiere, es por eso que no debemos esconder la procedencia si no que si somos transparentes con nuestra comunicación los clientes finales van a acabar creyendo en nosotros.

Si en nuestro expositor o página web creamos una etiqueta de trazabilidad que sea real, veraz y clara ganamos en puntos y si además contamos con documentación para demostrarlo seguro que nuestros clientes se sentirán más cómodos. ¿No crees?

Para ir haciendo boca puedes descargar la guía de trazabilidad alimentaria editada por el Ministerio de Sanidad

 

 

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda ahora mismo?

¡Escríbenos por WhatsApp!

¡Hola!

Haz clic en uno de nuestros representantes para chatear en Telegram o envíanos un correo electrónico a info@desmarcateya.com

¿Podemos ayudarte?